fbpx
Close
Call toll free: 1-800-757-7296

Coloridas Conchas que Solían Utilizarse como Joyas

Tanto mi esposa como yo disfrutamos de la playa. De hecho, una de las cosas que nos acercó cuando éramos jóvenes fue nuestro amor mutuo por el océano. Las relaciones novatas buscan las coincidencias.
Fue en una de estas primeras excursiones, mientras exploraba una playa que había sido descubierta recientemente en la costa norte de Long Island, que encontré lo que localmente se denominan «conchas sonajeras». Se trata de las coloridas conchas amarillas y naranjas de los moluscos, conocidas científicamente como Anomia Simplex.

Eran tan delgadas que la luz podía atravesarlas, y mi esposa seguía destacando lo preciosas que eran. Cada una tenía el tamaño de una moneda de un cuarto de dólar, con un diminuto orificio en el mismo lugar. Mientras ella leía un libro, yo caminaba y recolectaba las conchas sin que ella supiera, y las até con una parte de las líneas de mis cañas de pescar. Le entregué dicha joya rudimentaria de alta elegancia, y mientras reíamos, se la coloqué alrededor del cuello como cualquier otro nativo de la isla… es decir, un indígena de Long Island.
Por supuesto, no fui la única persona a la que se le ocurrió utilizar estas conchas brillantes, coloridas y con formas tan particulares para un propósito aún mejor. Unos años atrás, en el Mediterráneo, en Oriente Medio, los arqueólogos descubrieron cuentas hechas de conchas perforadas de alrededor de 100 mil años de antigüedad. Estos son los intentos humanos de decoración propia más antiguos que se conocen. Hasta hace alrededor de 6500 años atrás, los metales como el oro ni siquiera habían sido descubiertos para usar como una decoración. Lo que dominaba el antiguo mundo de la moda era la pintura corporal y las conchas.
Claro, las conchas no son los artículos de «joyería» más destacados que provienen de los diferentes mares. Las perlas se utilizaron como valiosos accesorios de moda durante siglos. Pero guardaremos ese debate para otro momento.

Existen muchos otros tipos de «piedras» de joyería que provienen de la abundancia del mar. El coral es el primero que se me viene a la mente. Los restos óseos de estos animales constructores de arrecifes pueden ser de distintos tipos y colores; probablemente el más deseado es el rojo coral. En su color más elegante, esta piedra color rojo sangre se puede pulir y se puede utilizar como cabuchones (piedras con forma ovalada) y collares de cuentas o con forma de ramas. Existen muchas variedades de colores, las cuales pueden representar especies separadas, desde negro intenso hasta rosa pálido de «piel de ángel» y blanco.
Una de las partes más usadas de la ostra, además de las perlas, es el nácar. Este material iridescente está hecho de la parte interna de la concha y se utiliza para elaborar cuentas y piedras modernas, así como también para los mangos de los cepillos, espejos, armas, cuchillos y cualquier otro artículo que requiera de una cobertura atractiva, incluso para los diales de relojes. Fue popular durante muchos siglos, y también existe una gran variedad de imitaciones de plástico, así que sea cauteloso al momento de comprar lo que usted cree que es nácar.
Otro material precioso es la concha interna del abulón. También apreciado por su valor nutritivo, el abulón se usa igual que el nácar, excepto que la paleta de colores es una combinación de vívidos espirales de color azul, verde y púrpura.
Un artículo marino que únicamente puede comprar como imitación es la concha de tortuga. Este espléndido material color marrón mármol traslúcido proviene naturalmente de la concha de la tortuga de carey. Hoy en día es una especie en peligro de extinción, y su capa exterior se utilizaba en particular como material para elaborar peines, mangos de cepillos y adornos para el cabello.

Otra interesante criatura marina que es muy valiosa como joya y que puede que la haya visto en la Home Shopping Network es la ammolita. Esta concha iridescente fosilizada proviene de un molusco que vivió por última vez hace 65 millones de años. Su juego de colores se ha comparado con el elegante ópalo.
Todos estos materiales se han utilizado desde tiempos inmemoriales, pero su valor incluye mucho más que su mera belleza. Me refiero al valor monetario. Todos hemos escuchado la historia de que la isla de Manhattan fue comprada a los indígenas locales por cuentas del valor de $24. Si bien en parte puede que esto sea cierto o no, el hecho es que el «wampum» (nombre con el que se conocía al material) era la moneda escogida por muchas de las tribus indígenas. Era una de las únicas formas de riqueza adquirida que valoraban. Se cortaban y se pulían cuentas circulares y tubulares de color púrpura y negro de las almejas recolectadas en el área conocidas como «quahog» (almejas duras). Sí, las mismas almejas que aún disfrutamos en la mitad de la concha con un poco de salsa cóctel. Si bien siempre fue una buena fuente de alimento, nunca imaginó que la parte que hoy en día desecha alguna vez se utilizó para producir lo más valioso.
Pero las tribus locales no fueron las únicas en darse cuenta que ciertas conchas tenían un valor monetario. Las conchas de las criaturas semejantes a los caracoles conocidas como cauri servían de moneda en toda Asia y África. De hecho, el pictograma chino que representa el dinero es la imagen de una concha de cauri. Además, cuando el suministro de conchas comenzó a agotarse, los chinos fabricaron versiones en metal de la concha en reemplazo, lo que demuestra el arraigado uso de dichas conchas. En algunas partes de África, las personas aún podían comprar pequeños bienes con conchas de cauri en la década de 1950. En la fusión de culturas, los indígenas estadounidenses las aceptaban en los intercambios comerciales de los colonos europeos.
Hace poco tiempo, mientras buscaba algunos documentos traspapelados en el clóset de nuestro dormitorio, me encontré una caja de zapatos que estaba estropeada. ¡Para mi sorpresa, dentro de la caja estaba aquel collar de conchas sonajeras! Allí estaban, conservadas en un papel de seda blanco y una bolsa de plástico. Mi esposa se encontraba en el cuarto en ese preciso momento y le comenté que no podía creer que lo haya conservado después de todos estos años. Me explicó que para ella representaba la primera pieza de joyería que le regalé. Así que las conchas se usaban como moneda, ¿eh? Mucho más valiosas de lo que podría imaginar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =